Tras un mes sin la Horizonte, esto pasa con las radios

La Horizonte se acabó hace un mes, todos sabemos eso. No es por vanagloriarla ni nada, pero sin duda era la mejor radio al aire, tanto en programación musical, parrilla programática y sobre todo huevos. Y como le pasa a todos los que se atreven a hacer algo, terminó siendo comprada por Canal 13 y su holding para simplificarle el camino a dos de sus propias radios: Play y Oasis. No se necesitan dos dedos de frente para saber que esto es una mala decisión. Lo que Canal 13 no terminó de entender es que la Horizonte no era competencia directa de la Oasis o la Play. Si vemos los anunciantes y los estudios de marketing hechos con la punta del falo, hay cosas que calzaban. Pero basta con escuchar las dos radios a cualquier momento del día para darse cuenta que estaban con dos lenguajes completamente distintos.

Si no puedes vencerlos, cómpralos. La libre competencia es libre si todos tienen las mismas armas para pelear, no puedes llevar un palo con clavo a un duelo con semiautomáticas. Pero esto no se trata del neoliberalismo, sino del paisaje radial que dejó la muerte de la Horizonte y los gusanos que crecen de su cadáver.

TOP

Entonces Canal 13 compra el 103.3 y, en vez de aprovechar el nicho que acaba de abrir, decide ocuparlo para convertir la señal en una copia de la Rock and Pop o la Hit40. O sea, una más. Desde un punto de vista napoleónico, esto tiene sentido, ya que de los grandes grupos radioescuchas, el único que le faltaba apuntar a Canal 13 era el de “los jóvenes”. Sí, término genérico de jóvenes. Porque ashí los trata, perro. Pero desde un punto de vista de mercado, es seguir haciendo lo que hace todo el mundo, y cuando haces eso a nadie le importa. Un movimiento enfocado en el colchón de dinero que el canal católico hace rato tiene. Y la radio es tan mala como a las que quiere imitar.

OASIS

“La nueva Oasis” como se hace llamar, fue durante un tiempo un, bien dicho, oasis para ancianos. Hasta que se dieron cuenta que los ancianos cada vez escuchan peor y dejarían de escucharlos. Ahora tienen mejor programación, incluyendo el Pensar es Gratis, el único programa que sobrevivió de la Horizonte, probablemente por la cercanía que tiene Federico Sánchez con Canal 13. Sin embargo, sigue siendo inmensamente adulto, con una definición de adulto de los años 70: fome. Si antes tocaban canciones malas de los años “50, ahora tocan canciones malas de los “70 y “80. Como si a un adulto no le interesara lo que pasa ahora. Aparte de las noticias y el Dow Jones, digo. Ni mucho de nueva, ni mucho de mejor. Pero un poquito de los dos.

La Play era una radio de minas en el peor sentido de la palabra, como lo son la Paula y la FMDos. De minas tontas, mujeres reducidas a tips de belleza (porque no hay nada más importante que verse bien para los demás), temas no muy serios (quién tiene tiempo para preocuparse por algo si la teleserie está tan buena) y falso feminismo por escuchar canciones cantadas por mujeres, como si de alguna manera fuese apoyar al género. Después de la compra, sigue siendo lo mismo, sin una propuesta relevante. Bajo el ojo del mercado, las mujeres son las que comen cosas light, entonces deben gustarles las cosas ligeras, entonces hagamos una radio tonta. Una buena oportunidad desperdiciada.

ZERO

Hace poco la Zero salió con una campaña publicitaria porque sabe que esta es su oportunidad. Todos los huérfanos de la Horizonte, corrieron a la única radio que sigue apenas separada del resto. Fue inteligente y Tiene la imagen, sin duda. Pero se queda mucho en eso, y se convierte en snob. Es una afirmación de lo que la Horizonte siempre insinuó pero no se atrevió a decir, y algo tenía que ver eso en caerte bien. La Zero acepta que no es para el que quiera escuchar buena música, sino para cierta clase de habitante citadino con mucho cupo en la tarjeta de crédito. Y está bien, es lo suyo. Se defiende con su propuesta musical que, aunque más enfocada al hip hop y electropop, casi un easy-listening del nuevo milenio, sigue siendo buena. La ganadora a falta de opciones.

HORIZONTE.CL

“Creemos… que nadie se va a dar cuenta de lo que pasó aquí”. Siendo justos, las canciones siguen siendo buenas, eso no se puede discutir. Pero eso no es nada que no pueda igualar Grooveshark o Stereomood, o ya que estamos en eso, todas las radios online en la lista de iTunes y los mismos mp3 que ha coleccionado cada uno a lo largo de los años. Algo para poner cuando no quieres escuchar nada en particular. Además, si escuchaste la Horizonte de antes, no vas a descubrir a ninguna banda aquí. Es un playlist. Uno bueno, pero un playlist.

SUBELA.CL

Ya que entramos en lo de las radios online, hay que nombrar a la Súbela, fácilmente la más importante de Chile ahora mismo. Programas interesantes, que hablan cosas que no tocan en otro lado, y buena música ahora que por fin dejaron su obsesión por Lucybell. En serio, eso estaba bien hasta el 2002, ya basta. Es la que más potencial tiene para apoderarse de las orejas que van de estación en estación. Tuvo los huevos para llegar adonde está y, sobretodo, tiene la libertad de intentar hasta que le resulte el próximo paso, sea una estación en la FM o encontrar la manera de capitalizar esta chance y no perderse en la inminente inundación de radios online que llegará. No sé cuándo, pero como estandarte de la libertad, van a llegar, y Súbela puede ser quien marque el camino, aprovechando a todos los que estamos ávidos de escuchar algo nuevo.

4 Comments

  1. nn

    quiero más artículos de ustedes hombrecitos

  2. Matías

    Un solo detalle!, la Horizonte representaba competencia en un espectro un poco cercano (nunca tanto), a la Sonar. Oasis quedaba out en la disputa.

    • Camilo

      Quizás era cerca de la Sonar por grupo etario, pero psicográficamente eran bastante distintas.

  3. elisa

    la oasis de la que hablas anterior a “la nueva oasis” es demasiado antigua! justo antes de ser comprada era bastante decente, ahora ya no la escuché más porque descubrí las radios Valentín Letelier y Ritoque, NOTABLES que me salvaron de la depresión de perder a la Horizonte, literalmente, lloré con la última emisión de cocaví mientras esperaba la micro en el paradero… con vergüenza de que me vieran llorando sola, pero no pude evitarlo xD

Deja un comentario