Por qué nunca va a haber una buena película de Spiderman

PARENTAL ADVISORY: Pónganse los lentes gruesos y los frenillos, hay pura ñoñez por adelante.

Bueno, bueno, no todas las películas de Spiderman son terribles, pero no hay ninguna buena, así como The Dark Knight buena, así como Superman violando en la oreja a toda lógica y suponiendo que al dar vuelta la rotación de la Tierra también invertiría el tiempo. Buena como que te guste incluso después de alcanzar la pubertad, básicamente. Y aunque la nueva película tiene a Emma Stone, igual no es razón suficiente.

Siendo justos, no he visto la nueva de Spiderman, pero es difícil creer que una reinvención que cae en tantos lugares comunes como sus tres antecesoras (no estoy contando esa setentera que arrendábamos en VHS por ser de las pocas películas para niños que había en la tienda de videos) pueda ser tanto mejor, o un poco mejor por lo menos.

De Spiderman sé poco y mal, pero sé que tiene historias más interesantes que la de su nacimiento. Es casi conocimiento popular y chiste repetido: A protagonista lo muerde un y se convierte en XXXXXXXman. “Pero weón, ¿y todos los niños que no cachan nada?”. Me cago en los niños, además la primera salió hace 10 años, que puede parecer mucho, pero se entiende igual y es como la que mejor se defiende, así que si necesitan saber de verdad cómo pasó todo, helo ahí.

Hay, por ejemplo, una historia donde clonan a un montón de Hombres Araña y sale otro que se llama Ben Reilly, y está como la duda de si el clon es él o Peter Parker, que es una excusa perfecta para cambiar de actores sin que sea simplemente fingir que nada ha pasado y partimos todo de cero. Hay otra historia (vi la noticia, no sé si es como súper real o era como una historia alternativa, pero igual cuenta) en que había un nuevo Spiderman que era negro y de ascendencia latina, quizás no tan cercano al héroe hollywoodense que tanto nos gusta engullir, pero que presenta una historia interesante, sin duda. Pero más allá de la falta de imaginación o de huevos (sorprendente cuánto esas dos cosas van de la mano la mayoría de las veces) de los estudios que tienen el dinero para generar réplicas en 3D de Nueva York, hay un punto quizás por el cambio de medio.

Al momento de hacer una película de Spiderman, es como si se quisiera copiar y pegar lo que pasa en el comic y filmarlo sin pensarlo dos veces: si funciona en el comic, debería funcionar en la pantalla. Pero no siempre es así, no todos los comics son Sin City, y no tienen un grupo de fans ñoñitos que encontrarían una manera de echar por tierra cualquier cosa que no fuera una copia idéntica. Es como creer que si algo funciona en el teatro es sólo cuestión de filmarlo, así como si algo funciona en película es tan simple como ponerlo en vivo en un escenario. Por supuesto que hay consideraciones al momento de adaptar algo, no puede ser siempre usar papel de calco y dejar que se seque. Y esa es la pega que se está dejando de lado, Spiderman es un muy buen personaje en comics, sus globos de texto llenos de chistes mientras le pega a los malos funcionan bien contra el introvertido que se pasea por la ciudad sin máscara. Hay un ritmo distinto, después de presentar al personaje en un tomo, presentas al villano en el siguiente, villano que también tiene conflictos internos y que también lo vuelve interesante. No sé si ha habido solo guiones flojos o simplemente ir improvisando, como pasó en la trilogía anterior que en vez de trilogía parecían tres películas con muy poco en común. Lo lógico en Batman hubiera sido enfrentarlo inmediatamente contra el Guasón, pero se eligió por el Espantapájaros y Ra”s Al Ghul, para presentar el mundo y los personajes, para luego enfrentarlo con su archienemigo.

También pasa que Spiderman no tiene un claro enemigo al cual esperamos que enfrente, no tiene un Lex Luthor, un Calavera Roja o un Mandarín, no uno que se recuerde naturalmente (podría ser Kingpin, pero lo malgastaron en Daredevil, o Venom quizás, si nos olvidamos de lo que le hizo Eric). A lo largo de los años, el principal enemigo de Spiderman siempre ha sido él mismo, sus propias inseguridades como Peter Parker, una ciudad que no está segura de apoyarlo o no y que muchos de sus villanos sean sus conocidos, profesores, amigos, científicos como él, y la necesidad de ayudarlos más que simplemente destruirlos o ponerlos tras las rejas sin pensarlo dos veces. Todo este mundo es muy poco atractivo para hacer un blockbuster de vacaciones de invierno acá y de verano allá, sirve para una buena historia, pero bueno, quizás no es eso lo que aprendimos a esperar de las películas de Spiderman.

4 Comments

  1. Lo mejor de Spiderman es que le pasaban cosas que nos pasan a todos, como matar a nuestras novias por envenenamiento vía semen radioactivo. Esperen, eso no. Pero se entiende la idea.

    Excelente el post!

  2. Helena

    Jeje, la idea de que “El peor enemigo de Spiderman es él mismo” se resume más fácil: Venom :D En efecto, si no fuera por esa rama argumental, nunca me habría acercado a su historia, la cual conocí en reiteradas onces de marraqueta con palta jugando Maximum Carnage en la casa de un amigo.
    Y es una pena, pues tal concepto, incluso más allá de Venom y su volá, a pesar de lo trillado que suena y de lo agobiado que parece el personaje, creo que todavía tiene maneras hermosas de ser explotado. Sólo tiene que llegar un weón realmente inspirado (y con lucas, pero más inspirado que con lucas).

    Buen post! Y bien ahí el stock de favoritos que enriquecen el texto :P O buen googleo instantáneo!

  3. J257

    Viste “The amazing spiderman” ?

    • Camilo

      Y, no. ¿Vale la pena? ¿No es como un reboot muy nada?

Deja un comentario